Desde tiempos inmemoriales, hay una gran cantidad de cuentos, leyendas e incluso poemas sobre el Bisonte Europeo. Ésta es sólo una pequeña parte de ellos. Si conoces la leyenda de la que no hemos oído hablar - envíanosla y la publicaremos en esta página.

 

 

 

LEYENDA DE LA FUNDACIÓN DE MOLDAVIA 

Pueden encontrar esta leyenda en el libro de Demetrio Cantemir "Descripción de Moldavia", que fue escrito a principios del siglo XVIII en América:

"... Dragos, el hijo del príncipe Bogdan decidió atravesar las montañas de los Cárpatos al este con trescientos cazadores. Durante este viaje casualmente encontró la pista de un toro salvaje que los moldavos llamaron “Zimbru”. En la búsqueda del bisonte sus cazadores descendieron al pie de las montañas. Huyendo de los cazadores, el bisonte cruzó un gran rio y allí fue traspasado con las flechas de los cazadores.

La más querida perra del Dragos, llamada  Molda, obsesionada por perseguir al animal, se precipitó en el río tras él, pero el rio fue demasiado profundo y rápido, así que la pobre perra se ahogó. En memoria de la perra el Dragos nombró el primer rio en su camino Moldova (como más tarde país: Moldavia)… y ha decidido, que en el escudo del país esté esculpida la cabeza de un toro salvaje – el Bisonte.”

D. Cantemir "Descripción de Moldova." Chisinau, 1973

En ruso la palabra “bisonte” se pronuncia “zúbr”, muy parecido al “zímbru”, como llamaron el bisonte los moldavos.


LEYENDA DEL CLAN "WIENIAWA"

Uno de los castillos más famosos de Moravia (región histórica de Europa del Este, que a partir de  1945 pasó a la República Checa), probablemente fue construido a mediados del siglo XIII y pertenecía a la legendaria y noble familia Pernestán. Sobre la puerta de entrada al castillo está situado el escudo de armas  de los Pernestán, clan "Wieniawa." Es la cabeza de un bisonte sin cuello vuelta hacia el espectador.

Según la leyenda, el rey encontró por casualidad un bisonte durante la caza. El rey de Moravia se salvó, gracias a uno de sus caballeros, llamado Lastek, que agarró el bisonte por los cuernos y lo apartó a un lado. Lastek rompió una rama de roble joven y la pasó por la nariz del bisonte en lugar del anillo. Después llevó al animal a su rey. Todo sucedió tan rápido que cuando el rey gritó a Lastek: «Wien haw», es decir: "Ven solo," Lastek ya le trajo su presa. Luego el bisonte era entregado a los sirvientes del palacio, quienes no sujetaron bien a la bestia y ésta se liberó. Lastek corrió para interceptarlo y mató al bisonte con una espada. Como recompensa, el rey regaló tierras a Lastek y le concedió el escudo de armas, llamado «Wien haw», o "Wieniawa." Desde entonces, el escudo de armas de los caballeros que nacieron en la familia Lastek, siempre ha decorado una enorme cabeza del bisonte.


POEMA DE JORGE LUIS BORGES “EL BISONTE”


Jorge Francisco Isidoro Luis Borges Acevedo OBE (1899-1986) fue un escritor argentino, uno de los autores más destacados de la literatura del siglo XX. Ciego desde los 55 años, personaje polémico, con posturas políticas que le impidieron ganar el Premio Nobel de Literatura al que fue candidato durante casi treinta años. Publicó ensayos breves, cuentos y poemas. Es considerado uno de los eruditos más reconocidos del siglo XX.



Montañoso, abrumado, indescifrable, rojo como la brasa que se apaga, anda fornido y lento por la vaga soledad de su páramo incansable.


El armado testuz levanta.

En este antiguo toro de durmiente ira, veo a los hombres rojos del Oeste  y a los perdidos hombres de Altamira.


Luego pienso que ignora el tiempo humano, cuyo espejo espectral es la memoria. 

El tiempo no lo toca ni la historia de su decurso, tan variable y vano. 


Intemporal, innumerable, cero, es el postrer bisonte y el primero.


“La rosa profunda” (1975)



      ¿POR QUÉ BISONTE TIENE JOROBA?

 

Hace mucho tiempo, cuando el mundo era muy joven, el bisonte no tenía joroba. Él obtuvo su joroba un verano, por su crueldad con los pájaros. Al bisonte le gustaba correr por las praderas por placer. Los zorros corrían delante de él y avisaban a los animales pequeños que su jefe, el bisonte, venía.

Un día, cuando el bisonte corría por las praderas, se dirigió hacia donde viven los pequeños pájaros que anidan en el suelo. Los pájaros avisaron al bisonte y a los zorros que iban en la dirección donde tenían sus nidos, pero nadie, ni los zorros, ni el bisonte, les pusieron atención. El bisonte corrió y pisoteó bajo sus pesadas patas los nidos de los pájaros; incluso, cuando escuchó a los pájaros llorando, siguió corriendo sin parar.

Nadie sabía que Nanabozho estaba cerca. Pero Nanabozho se enteró de la desgracia sucedida con los nidos de los pájaros y sintió pena por ellos. Corrió, se plantó delante del bisonte y los zorros y los hizo parar. Con su bastón golpeó fuertemente al bisonte en los hombros. El bisonte, temiendo recibir otro golpe, escondió la cabeza entre sus hombros. Pero Nanabozho solamente dijo: "Tú, a partir de hoy, siempre llevarás una joroba sobre tus hombros. Y llevarás la cabeza gacha por vergüenza."

Los zorros corrieron para escapar de Nanabozho, escarbaron agujeros en el suelo y se escondieron dentro. Pero Nanabozho los encontró y les castigó: "Por ser crueles con los pájaros, siempre viviréis en el frío suelo".

 

Desde entonces, los zorros tienen sus madrigueras en agujeros en el suelo y los bisontes tienen joroba.


Autor: Desconocido


Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies
Copyright © 2008 - 2019 Ecosistemasdiana.com